Calle Virgen del Puy, 9 Bajo 31011 Pamplona - Navarra

SEXO ORAL

Nuestras prácticas sexuales pueden ser tan amplias como nosotros queramos. Dentro de las más comunes, las que solemos llevar a cabo con más asiduidad son la penetración vaginal, penetración anal, masturbación y sexo oral. Da igual el lugar, el momento o como sea nuestra pareja, podemos combinarlas como queramos.

A pesar de que sean las prácticas más comunes, no implica que todos las llevemos a cabo. Hay personas a las que no les gusta, no les da placer, no les interesa o puede que nunca las haya probado. Sea cuales sean los motivos que nos llevan a practicar unas cosas u otras, es importante conocerlas, saber cuales son sus riesgos y beneficios, cómo hacerlas e incluso algunas recomendaciones.

El sexo oral es una de las prácticas que más gustan y que con el tiempo hemos ido aprendiendo, aceptando y practicando. Pero…¿Hay pautas para hacer bien un cunnilingus o una felación?, ¿Existe algún riesgo en practicar sexo oral?, ¿Por qué hay muchas mujeres que no les gusta recibir sexo oral?, ¿A todos los hombres les gusta recibir una felación?

¿Qué es sexo oral?

Cuando hablamos de sexo oral hacemos referencia a lamer, besar, mordisquear, succionar o chupar los genitales de nuestra pareja sexual. Cuando es el hombre el que lo recibe se llama felación, y si es la mujer que lo recibe es un cunnilingus. También podemos hacer un annilingus, es decir, sexo oral en el ano.

Podemos realizarlos en la posición que más nos apetezca o más cómodo nos resulte: de pie, sentados, tumbados, en la cama, en el sofá, en la ducha, etc. Incluso encontramos posturas como el 69 para hacer referencia a la práctica del sexo oral de forma simultánea, es decir, dando y recibiendo una felación y/o cunnilingus, ya sean dos hombres, dos mujeres u hombre y mujer, en una posición de los cuerpos que recuerda al número 69.

¿Existe riesgo al practicar sexo oral?

Al igual que existen riesgos de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS) a través prácticas como penetración vaginal o anal, también existen riesgos de contagio a través del sexo oral. Aunque las probabilidades puedan ser menores, existen. Debemos tener en cuenta que podemos tener heridas en la boca imperceptibles, así como llagas y otras fisuras, por tanto el intercambio de fluidos puede ser peligroso. Por ejemplo, si al hacer una felación el chico eyacula en la boca, existe riesgo de contagio.

Al igual que utilizamos el preservativo durante la penetración para evitar un posible contagio de alguna ITS, también deberíamos hacerlo durante las prácticas de sexo oral. Existen preservativos con sabores, así como lubricantes para utilizarlos durante el cunninlingus o la felación. Sí, durante el cunnilingus también es importante utilizar protección, existen unas barreras de látex que podemos encontrar en las farmacias o las podemos elaborar nosotros mismos cortando un preservativo por la punta y después un corte en el aro, de tal manera que al extenderlo quede una barrera para colocar encima de la vulva. Para hacer un annilingus también utilizaremos estas barreras así como un poco de lubricante para poder estimular bien la zona con la lengua.

Así pues, debemos tener presente que existe riesgo también de contagio, por tanto se recomiendo utilizar precaución, ya que algunas personas que tienen alguna ITS incluso lo desconocen y pueden contagiar a sus parejas sexuales sin saberlo. Por ello, es importante que si queremos dejar de utilizar el preservativo para cualquier tipo de práctica, es recomendable realizarle las pruebas específicas para descartar que tengamos alguna ITS. Utilizar preservativo y hacerse las pruebas son, sin duda, la forma más fiable y segura de poder llevar a cabo prácticas sexuales sin correr riesgos.

Algunas pautas para llevar a cabo una felación y un cunnilingus

Existen algunas recomendaciones o pautas para llevar a cabo una felación o un cunnilingus. Si bien es una práctica muy habitual dentro de nuestro repertorio sexual, no a todas las personas les gusta hacer o recibir sexo oral, por tanto es importante no forzar a nuestra pareja a que nos realice o a realizarle algo sexualmente que no le apetezca.

Para hacer una felación podemos tener presente algunas de estas recomendaciones:

  • No hay ninguna técnica que sea 100% efectiva, cada hombre tiene una sensibilidad diferente, es decir, que guiar a nuestra pareja y decirle como nos gusta sea la mejor manera de que sepa cómo nos gusta.
  • Antes de bajar directamente al pene, podemos ir acercándonos lentamente, empezar por el pecho, vientre, muslos, ingles, …, lamiendo, besando, mordisqueando, …. Los testículos también son una zona muy sensible y placentera que podemos estimular con nuestra boca y que a muchos hombres les encanta.
  • El glande también es una zona muy sensible, podemos lamerlo antes de introducir el pene en la boca. A la vez que introducimos el pene en la boca, podemos acompañar los movimientos de succión con la mano en la base del pene y masturbar a nuestra pareja a la vez. Ojo! hay que tener cuidado con los dientes ya que el pene es sensible y podemos hacerle daño.
  • Podemos ir al ritmo que queramos o que nos indique nuestra pareja. La profundidad de la felación la marcaremos nosotros, es decir, se aconseja al chico que está recibiendo una felación que no presione la cabeza de su pareja para que sea más profunda, ya que puede provocar un reflejo involuntario, es decir, arcadas. Por tanto, esto no es excitante, y la persona que está realizando sexo oral también tiene que disfrutar con lo que hace a la vez que ve a su pareja disfrutar.
  • En el momento de la eyaculación, cada uno decide donde quiere que sea ya que es una cuestión muy personal. Que nos eyaculen en la boca o incluso ingerir el semen es algo a lo que no nos deben obligar ya que puede resultarnos desagradable por el olor o la textura. La clave está en disfrutar, no pasar un mal rato.

De la misma forma, para hacer un cunnilingus podemos seguir estas pautas:

  • El clítoris es la zona más sensible de la mujer, de hecho su única función es la del placer y aproximadamente el 75% de las mujeres alcanzan el orgasmo a través de su estimulación.
  • Se recomienda no empezar directamente a lamer o succionar el clítoris, sino empezar lamiendo o besando los pechos, vientre, pubis, ingles…
  • Al lamer el clítoris debemos hacerlo lentamente ya que está recubierto con un pequeño capuchón (igual que el prepucio en los penes) y si lo estimulamos muy directamente y con cierta intensidad puede ser molesto.
  • Podemos lamer toda la zona de la vulva (entrada de la vagina, labios, clítoris,…) a diferentes ritmos y de diferentes maneras. Si a nuestra pareja le gusta, podemos masturbarla a la vez que estimulamos el clítoris con la boca.
  • Es importante saber que para que la mujer llegue al orgasmo a través del sexo oral (o estimulación del clítoris con la mano) se tiene que mantener un ritmo de esta estimulación. Si perdemos el ritmo en el momento el de máxima excitación, podemos provocar que se pierda ese orgasmo.
  • Preguntarle a nuestra pareja a qué ritmo, de qué manera, en qué posición, etc. le gusta, es la forma más efectiva de asegurarnos que le guste y disfrute del cunnilingus.

Algunos consejos

El sexo oral no sólo es una práctica que se lleve a cabo en parejas estables, sino que en relaciones esporádicas también es una práctica muy habitual. Dependiendo del tipo de relación o incluso si no tenemos mucha confianza con nuestra pareja sexual, puede darnos pudor a realizarlo o que nos realicen sexo oral. Puede ser por la educación que recibimos o porque creemos que nuestros genitales puedan oler o saber mal. Por eso también podemos seguir una serie de consejos, para disfrutar libremente del sexo oral, así como iniciarnos si no lo hemos hecho nunca o no sabíamos como hacerlo:

  • Es importante tener una buena higiene de nuestros genitales. Lavarlos con agua y jabón diariamente, llevar la ropa interior limpia o de repuesto si estamos muchas horas fuera de casa, utilizar ropa interior de algodón, etc.. Los hombres deben tener un especial cuidado en la higiene de su prepucio, ya que pueden acumularse restos de fluidos y oler mal.
  • La depilación del área púbica es una opción. Depilarse favorece la higiene íntima, aunque si no queremos hacerlo completamente, podemos cuidar nuestro vello púbico igualmente, para evitar que este vello se introduzca por accidente en la boca de nuestra pareja.
  • Si nunca lo hemos practicado por pudor a que huelan nuestros genitales, recordamos que una buena higiene es importante. Así como también podemos utilizar lubricantes y condones de sabores para que tenga buen sabor y no nos resulte desagradable.Para realizar un buen cunnilingus o una buena felación, el secreto está en practicar y preguntarle a nuestra pareja cómo le gusta más. Así seguro que no nos equivocaremos.
  • Hay que tener presente que como todas las prácticas sexuales, las realizamos para que sean placenteras y podamos disfrutar los dos. Por tanto, no forzaremos a nadie a hacernos o hacerles sexo oral si no les gusta o les apetece. aunque parezca mentira, no a todos los hombres les gusta recibir una felación, al igual que no todas las mujeres les da pudor a recibir sexo oral.
  • Información de mdciencia.