Calle Virgen del Puy, 9 Bajo 31011 Pamplona - Navarra

CONSEJOS PARA EL MASAJE

Preparación del ambiente

No olvides que el objetivo es relajarse, pero también elevar la libido y reavivar el potencial erótico de todas y cada una de las partes del cuerpo. Por ello, el ambiente es muy importante, cero distracciones. Desconecta el teléfono, utiliza aceites, velas o incienso que te ayuden a crear un ambiente especial, despójate del reloj y los accesorios, córtate las uñas… todos estos detalles fomentarán la efectividad de tu masaje.

Elige aceites que sean algo fluidos y grasos para que las manos se deslicen bien por la piel. Decántate por aceites vegetales biológicos, evitando los productos químicos. En cuanto al olor, a vuestro gusto, las posibilidades son infinitas: macadamia, frutas rojas, albaricoque, almendra dulce...

También puedes favorecer la atmósfera con una luz más tenue o con una música relajante, con melodías suaves, sin voz. Asimismo, puedes aportar tu toque original al masaje, por ejemplo, con el uso de plumas. Ten en cuenta que si vas a usar este tipo de materiales suaves, deberás hacerlo antes de aplicar el aceite.

Trucos esenciales

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de realizar un masaje sensual es que tus manos deberán permanecer en contacto permanente y directo con el cuerpo de tu chico. Si pasas un tiempo, por breve que sea, sin tocarle, sus músculos se enfriarán rápidamente, y probablemente, también se le enfríe otra cosa. Ya sabes ¡no pares de tocarle!

Para provocar un masaje de alto voltaje deberás acariciar todas y cada una de las zonas del cuerpo de tu pareja. Lo ideal es combinar los movimientos sobre los puntos erógenos más sexuales con caricias en otras partes menos activas, sexualmente. Es decir, debes evitar a toda costa ir directa a los genitales. Empezarás tocando sus zonas menos erógenas: manos, cabeza, pies… sin prisa, pero sin pausa, para acabar en su punto más caliente.


¡Controla a tu chico! No cedas a su primer calentón, te lo agradecerá. Ya sabes... lo bueno se hace esperar. Ve excitándole poco a poco, recuerda que para dar un buen masaje erótico debes tomarte tu tiempo. Cuanto más tiempo inviertas en calentarle, más apoteósico será el resultado final. 

Por último, ten en cuenta que tu masaje será único, así que deja volar tu imaginación: combina caricias con besos y mimos, cambia la presión según la reacción de tu chico… ¡le encantará!

El punto fuerte

Cuando hayas masajeado sus manos, cabeza, pies, piernas, espalda, cuello… podrás pasar a sus genitales. Puedes utilizar el aceite y esparcirlo desde su pelvis hasta por encima del escroto y del pene. A la hora de iniciar los movimientos, puedes aplicar mayor presión en la base de la pelvis. Es muy importante que la cantidad de aceite sea suficiente, pues estos movimientos requieren de lubricación.

Existen diferentes formas de masajear su punto más excitante: sujeta su miembro viril con una mano, deslizándola de arriba abajo; mientras posiciones tu otra mano en la cabeza del pene, provocándole movimientos circulares. En suma, de arriba abajo en el tronco y movimientos circulares en la cabeza. Otra manera de llevarle al éxtasis es realizarle diez movimientos hacia arriba y otros diez hacia abajo, luego nueve hacia arriba y nueve hacia abajo y así sucesivamente hasta llegar a uno. Por último, arderá de placer si colocas tus dedos pulgar e índice en forma de "o" alrededor de su escroto, moviéndoselo de arriba abajo. Mientras, realizas el mismo movimiento con la otra mano en su pene.

¡Ya estás preparada para darle el masaje erótico de sus sueños!Recuerda, no rompas el contacto con su cuerpo, empieza por las zonas menos excitantes para luego pasar al punto fuerte, las prisas no son buenas y no desestimes la importancia de una buena ambientación.


::1 CÓRTATE LAS UÑAS
¿Adónde crees que vas con esos mejillones? La idea era dar un masaje, no hacer un remake de “Fu Manchú”. Escápate un segundo al baño y rebánate esas negras garras o harás picadillo a tu amiguita.

::2 CREA UN AMBIENTE PROPICIO
Pon death metal a todo volúmen, enciende velas negras, quema vinagre, sacrifica una cabra... Ya sabes, lo normal.

::3 HABLA COMO LO HARÍA UN MAESTRO TÁNTRICO
Ahora en serio: imita la voz de Sánchez Dragó, invoca a la diosa Shiva y menta los chakras (aunque no tengas ni la más remota idea de lo que viene a ser eso). 

::4 QUÍTALE LA ROPA
Pero antes di algo convincente, como: “¡Uf, qué calor! ¿No vas demasiado abrigada?”. En las películas porno siempre funciona.

::5 QUÍTALE LA ROPA INTERIOR
Y ponle una toallita de bidet sobre los glúteos. No se vaya a creer que todo esto del masaje es un sucio montaje para verle el culo. 

::6 USA TODA LA MANO PARA MASAJEAR
Porque si sigues usando sólo la punta del meñique, nos van a dar las uvas.

::7 ÚNTALA EN ACEITE
Que sea uno especial para masajes, de venta en Sexmil1 . Hay muchas variedades, de calor, comestibles, con aromas etc.

::8 NI SE TE OCURRA TOCAR SU ESPINA DORSAL
No queremos que esta buena mujer acabe compitiendo en las Paraolimpiadas.

::9 NO PARES
Sus músculos se enfriarían. Y ella también. Y entonces pronunciaría una excusa más o menos convincente para escaparse. Algo como: “Oye, es tardísimo, creo que debería irme”. En las comedias románticas siempre funciona.

::10 MASAJEA SUS ZONAS MENOS SENSIBLES
Lo de empezar por el perineo sería un tanto precipitado. Ten paciencia, trabaja antes pies, orejas, cuello, frente, uñas, rabadilla, axilas... y poco a poco ve extendiendo el sobeteo por el resto del cuerpo. ¡Poco a poco, hemos dicho!

::11 EVITA SU ENTREPIERNA (DE MOMENTO)
Tu diestra no te obedece: está empeñada en meterse entre las piernas de la chica y echarlo todo a perder. Prohíbeselo. Si es necesario, amenázala con cortarle un dedo.

::12 NO CAIGAS EN MOVIMIENTOS MECÁNICOS
Es decir, jamás la toques como te sueles tocar a ti mismo en tus frecuentes sesiones autoeróticas.

::13 IMPROVISA
Tócala como si ella fuera un saxofón y tú un Charlie Parker. 

::14 AHORA PUEDES MASAJEAR SALVAS SEAN SUS PARTES
Me refiero a sus senos y a su pompis. Pero con tacto, que no estamos amasando un pan. 

::15 DALE LA VUELTA
Ojos turbios, labios hinchados, sudoración abundante... La chica está a punto de caramelo. Y abierta a todo. Excitado, la pones bocarriba y al ver su pubis casi encaneces del susto: “¡Dios mío, lo lleva sin depilar!”.

::16 FINALIZA
Sé un hombre y acaba lo que has empezado: hunde tu diestra en ese frondoso Monte de Venus y perpetra lo que los profesionales del masaje llaman un ‘relax manual’. Sin miedo, que no muerde.